lunes, 9 de enero de 2012

El apocalipsis según Panetta


por Sergio Barrios Escalante


“No sé cómo será la tercera Guerra Mundial, sólo sé que la cuarta será con piedras y flechas”. (A. Einstein).



Es muy probable que estemos a las puertas de transitar por uno de los años más trágicos en la historia de la humanidad, el año 2012.  Y en esto no tienen nada que ver las profecías de los mayas. Se trata más bien de la aceleración de vastos y demenciales planes militares de gran escala que en éstos momentos están siendo desarrollados por la alianza militar OTAN-USA-Turco-Israelí.



¿El objetivo inmediato?: Irán. ¿La razón de trasfondo?: el control hegemónico norteamericano sobre los corredores de Medio Oriente y el Pacífico del Este, que contienen gran parte de los mayores yacimientos de gas y petróleo del mundo. ¿El objetivo de mediano plazo?: el arrinconamiento militar de China y Rusia (“military encircling”).

¿Quién es Panetta?

León Panetta es el Secretario de Defensa del gobierno de los Estados Unidos. Fue entrevistado hace pocos días por el periodista Scott Pelley, de CBS News, a quien le dijo que Estados Unidos considera que en un año o menos (diciembre del 2012), Irán estará en capacidad de ensamblar una bomba nuclear (“Panetta advierte que Irán podría construir bomba atómica en un año”: DemocracyNow.org, Diciembre 20, 2011).  

Cuando Scott preguntó a Panetta respecto a que si Estados Unidos estaba contemplando la vía militar como una opción para detener los supuestos planes militares nucleares de Irán, éste respondió: “Ninguna opción ha sido descartada de la mesa” (“Red Lines and Ticking Clocks: US War Plans Against Iran: The possibility of Russia´s Involvement; Tom Burghardt; Global Research, December 26, 2011).  

Como advierte el escritor e investigador Tom Burghardt, se dice todo esto a pesar de que ni la Agencia Internacional de la Energía Atómica (IAEA en inglés), ni las 16 principales agencias secretas de los Estados Unidos, han podido encontrar ni una sola evidencia sobre la existencia del supuesto uranio enriquecido para el hipotético “programa militar nuclear iraní” (Ibid).
“Ninguna opción ha sido descartada de la mesa”: ¿Qué significa eso?

“Casualmente”, la misma frase fue repetida por el presidente Barack Obama (ha estado también varias veces en labios de Hillary Clinton), al hablar de la supuesta amenaza nuclear iraní hacia Israel, durante la Reunión Bianual patrocinada por la Unión por la Reforma del Judaísmo (Union for Reform Judaism –URJ-), el 16 de diciembre pasado, en la cual, como un dato importante, Obama se reunió en privado durante media hora con el Ministro de Defensa de Israel Ehud Barak (“Preparing to Attack Iran with Nuclear Weapons: “No Option can be taken off the Table”: Michel Chossudovsky, Global Research, December 26, 2011).

De acuerdo con Amir Oren, analista político que escribe para el diario Haaretz, el encuentro Barack-Barak puede ser interpretado como una potencial “luz verde” que EEUU le da a Israel para lanzar una guerra abierta en contra de Irán (Ibíd.).

Por su parte, Chossudovsky, quien es un especialista en la materia, no sólo está de acuerdo con esa interpretación, sino además, sostiene que la frase “ninguna opción está descartada de la mesa”, en el contexto de la planificación militar significa que el ataque a Irán se podría llevar a cabo bajo la integración (y uso simultáneo) de un sistema de armas convencionales y nucleares (un sistema mixto) (Ibíd.).

El general ruso Leonid Ivashov sostiene que al menos desde el mes de octubre del 2006, los militares israelíes y ciertos círculos políticos de ése país, han venido hablando abiertamente de la posibilidad de golpear a Irán con misiles y armas nucleares (“Iran Must Get Ready to Repel a Nuclear Attack”; General Leonid Ivashov, Global Research, January, 2007).

Al parecer estas proyecciones militaristas forman parte de planes mucho más globales que se fraguaron desde hace mucho tiempo atrás, y ahora se han precipitado al menos por tres razones fundamentales: la inesperada aceleración de la profundización de la crisis económica del capitalismo occidental; la aceleración del crecimiento del poder económico y militar de China; y la agudización de la competencia por recursos energéticos no renovables y el relativo agotamiento y encarecimiento de su explotación.

De modo que el minutero del reloj atómico acelera su paso hacia la hora cero (o hacia las doce en punto de la medianoche). Me parece haber escuchado o leído en algún sitio, que allá por el año 1945 (al terminar la Segunda Guerra Mundial), Einstein consideraba que en términos de otra pesadilla nuclear, la humanidad estaba a un cuarto (quince minutos) de las doce en punto. Podríamos auto-engañarnos con falso optimismo, pero no serviría de nada. Creo que en estos momentos estamos a unas cuantas milésimas de segundos de ello.
Toda una inmensa región en torno a Irán y el Oriente Medio se está calentando rápidamente. Hace unas cuantas semanas Irán sufrió una serie de ataques cibernéticos, logrados a través de la simulación de unas páginas web “deportivas” que resultaron ser falsas, que desestabilizaron los mecanismos electrónicos de defensa de ciertas áreas en unas plantas nucleares iraníes, provocando explosiones internas y destrucción parcial en algunas de ellas (“Fake soccer websites used to mislead Iran during cyber-attack on its nuclear program”: James M. Dorsey, November, 2011).

El diario Jerusalem Post (de derecha), anunció a mediados de diciembre 2011, que durante la próxima primavera del 2012, se llevarán a cabo en Israel los ejercicios de defensa anti-misiles más grandes que se hayan efectuado en la historia de ése país, en los cuales se involucrarán de manera directa varios miles de soldados norteamericanos. En ellos, ambos ejércitos van a ejercitar, poner a punto y a integrar sus tres principales sistemas de defensa anti-misiles (Arrow, Patriot y el Iron Dome) (T. Burghardt, Op. Cit.).
Turquía por su parte, tal y como informa la Agencia de Noticias Pan Armenia, también está jugando un papel protagónico en todos éstos acelerados y semi-secretos preparativos de guerra, centrados en el despliegue y montaje de sistemas norteamericanos de Radares y escudos anti-misiles AN/TPY-2 (X-band), que forman parte de los proyectos de defensa anti-misiles de la OTAN y que Rusia los considera una amenaza directa en su contra (Ibíd.).

Mientras tanto, el New York Times informaba la última semana de diciembre recién pasado, acerca de los ejercicios navales iraníes puestos en marcha en el Mar Arábigo entre fines de diciembre y principios del año 2012 (reportados como los más extensos jamás realizados por ese país), que incluyen “juegos de guerra” cerca al estratégico “Estrecho de Ormuz” (Ibíd.), por donde transita una quinta parte de todo el petróleo que abastece a Occidente, simulacros que han desatado las protestas y amenazas abiertas de Estados Unidos, tal y como lo han reportado en año nuevo numerosas agencias de noticias.

La situación en esa área del mundo se tensa aún más por la decisión de  la Fuerza Naval Rusa, de enviar una flotilla de portaaviones rumbo al Mediterráneo y con destino final al puerto sirio de Tartus (en evidente respaldo al gobierno de Siria que peligra de colapsar ante una revuelta que se sospecha es alentada desde el exterior). En relación a esto, el Ministro Ruso de Defensa no ha confirmado ni desmentido la versión de que los portaaviones están siendo acompañados y protegidos por una flota de submarinos nucleares (Ibíd.).

Ligado a todo lo anterior, Sergei Konovalov, corresponsal de la agencia RT, ha reportado declaraciones provenientes de fuentes cercanas al Ministerio de Defensa de Rusia, en relación a que el Kremlin ha sido informado de un inminente ataque de fuerzas militares combinadas (israelitas y norteamericanas) en contra de Irán (Ibíd.).

El Coronel y analista Vladimir Popov, por su parte, ha dado a entender que existen altas posibilidades de un involucramiento militar de Rusia en el caso de que estalle una guerra en contra de Irán, en el sentido de brindar a ese país apoyo técnico y militar si fuese necesario, mientras que el diario Russia Today ha dicho que un ataque a Irán iniciaría un conflicto de escala global y de consecuencias impredecibles (Ibíd.).

Por si todo lo citado anteriormente fuese poco, la notoria incapacidad de Obama por hacer reflotar la maltrecha economía norteamericana, lo pone en situación de desesperación, estando a las puertas de las elecciones presidenciales del 2012, y como atinadamente nos recuerda Alonso Arrioja (Economista y docente de la UNAM), “ningún presidente norteamericano en guerra ha perdido una reelección” (Red social Linkedin).

También es importante señalar que la gran mayoría de los analistas aquí citados, consideran que aunque el ataque a Irán no se realizara con armas nucleares, aún así las consecuencias serían igualmente catastróficas, ya que la destrucción de las plantas iraníes produciría incontrolables contaminaciones medioambientales similares a las de las centrales de Chernobyl y Fukushima.
En otro orden de ideas, el impacto por la atmósfera de guerra creada por Occidente en torno a inminentes ataques en contra de Irán (ambientación psicológica para demonizar a ese país ante la opinión pública internacional), ya ha empezado a reflejarse en los precios del petróleo, los cuales sólo en los primeros días del nuevo año han subido 2,33 dólares, cerrando el miércoles 4 de enero en 111,73 dólares (Agencia AVN, 05 enero 2012), mientras que  el analista J. Daly considera que si ésta crisis (artificialmente creada por Occidente), se llegara a profundizar, los precios del barril de petróleo podrían llegar fácilmente a los US $ 200, con el consiguiente brutal impacto sobre la ya deteriorada economía mundial (“War Inminent in Strait of Hormuz?: $ 200 a Barrel Oil?: John C.K. Daly, Global Research, January 03, 2012).

Con justificada razón, el profesor Chossudovsky externa su preocupación por la profunda inconsciencia que se observa en la opinión pública y ciudadanía de muchas partes del mundo, respecto a los enormes peligros (incluso de magnitud civilizacional), que representa la actual situación. Una inconsciencia que él achaca en gran parte a la labor desinformativa de los grandes medios de comunicación, que tienen a la gente engañada y dormida.

Por ello, resulta oportuno y de una extraordinaria importancia, el llamado que en tal sentido realiza Federico Mayor Zaragoza (ex –Secretario General de la UNESCO), dirigida hacia lo que él denomina “El Poder Cívico Mundial” (el ciudadano global), para que se ponga en pie, denuncie sin miedo y se movilice para detener la creciente agresión de las incesantes campañas militaristas de las potencias occidentales (“2012, ¿un nuevo amanecer?”: Federico Mayor Zaragoza, ALAI, 05 enero 2012).

(*) 
Sergio Barrios Escalante
, Científico social e investigador. Escritor y ensayista. Editor de la Revista virtual Raf-Tulum.