domingo, 20 de marzo de 2011

"La zona de exclusión aérea conducirá a una invasión por tierra"

Entrevista con Fabio Mini, antiguo Comandante de la Fuerza Internacional de Paz en Kosovo

Il Fatto Quotidiano

"Es probable que la zona de exclusión aérea en Libia conduzca a una invasión por tierra. Además, la zona de exclusión aérea es un acto militarmente determinante. Puede imponérsele a un país durante años, sin tocar para nada su fuerza militar". El general Fabio Mini, antiguo comandante de la fuerza internacional de paz en Kosovo y Jefe de Estado Mayor OTAN en el Sur de Europa ve oscuros nubarrones de guerra formándose en Libia. La zona de exclusión aérea, explica, podría ser el comienzo de "una escalada militar de resultados imprevisibles y potencialmente destructivos".

Comencemos por la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU. ¿Qué prevé exactamente? ¿Sólo el control del espacio aéreo de Libia o algo más?

Se han de considerar dos aspectos. El primero es que para aplicar la zona de exclusión aérea hay que tener la capacidad de atacar objetivos en tierra que dan apoyo a la fuerza aérea: bases aéreas, bases de misiles, artillería contraaérea, radares, toda la instrumentación que debe quedar inutilizada antes de controlar el espacio aéreo. Luego está la segunda cuestión, la resolución 1973 votada por el Consejo de Seguridad de la ONU anteayer, que no instituye simplemente la zona de exclusión aérea, sino que da a la comunidad internacional el derecho de usar todos los medios posibles para proteger a la población civil.

Así pues, ¿se trata de algo más que de una mera zona de exclusión aérea?

Exactamente. La Resolución otorga a la comunidad internacional no solamente el derecho de presidiar el espacio aéreo sino también el de intervenir cada vez que la seguridad de los civiles esté en peligro. Ello significa que si las tropas de Gadaffi decidieran bombardear Bengasi o cualquier otra ciudad, los ejércitos extranjeros tendrían el derecho de bombardear. Con riesgos para los civiles que podemos imaginar. ¿Qué haremos si Gadaffi y sus mercenarios decidieran llevar a cabo operaciones militares contra los rebeldes y sus familias en las ciudades reconquistadas? ¿Bombardearemos? ¿A quién le caerán nuestras bombas? En Kosovo bombardeamos tranquilamente objetivos civiles pensando que eran militares.

¿Una zona de exclusión aérea ofrece la posibilidad de resultar determinante para detener las tropas de Gadaffi y acabar con la matanza?

Absolutamente no. Saddam Hussein tuvo dos zonas de exclusión aérea durante 12 años buenos. Para reprimir a los chiíes y los curdos le bastó con reptar: no tuvo necesidad del espacio aéreo. Por absurdo que parezca, la prohibición de volar puede aumentar la disposición de un tirano sanguinario de hacer en tierra lo que no puede hacer desde el aire. Sucedió con Saddam, pero sucedió también con la operación Deny Flight en Bosnia-Herzegovina, que impedía volar a los serbios, cosa que no impidió que ocurriera Srebrenica ni otras masacres.

Desde un punto de vista militar, ¿qué hace falta para imponer una zona de exclusión aérea?

De un montón de cosas. Aviones interceptadores que efectúen las patrullas, vigilancia radar, aviones de abastecimiento en vuelo, AWACS para las operaciones de identificación de objetivos, apoyo logístico enorme, bases avanzadas como las de Sigonella, Gioia del Colle, Trapani, y otras en retaguardia como Aviano. En el caso de Libia, se necesita también cobertura naval. Con los radares de los buques se puede controlar el territorio, con los misiles de los buques, sobre todo con los tierra-aire se puede debilitar la resistencia del ejército libio. Pero sobre todo se necesita una extraordinaria cohesión política y diplomática. Todos los países que limitan con Libia deben estar implicados. Mauritania, Chad y el resto de Estados africanos que tienen tradicionalmente vínculos estrechos con Gadaffi, y hacia los cuales el raís podría desplazar parte de su fuerza militar.

Una última pregunta, general Mini. ¿Cuál puede ser el resultado de esta zona de exclusión aérea?

La ocupación militar. Según la experiencia previa, no hay ni un solo experimento de zona de exclusión aérea que haya terminado sin recurrir a la intervención de tropas terrestres. Es obvio que sucede esto. Los países a los que se les  impone la zona de exclusión aérea suelen seguir masacrando a sus enemigos, reprimiendo a los civiles, produciendo fenómenos migratorios. Las fuerzas extranjeras se ven obligadas a intensificar los ataques. El paso siguiente es la guerra total, con invasión de tropas de tierra. Boots on the ground, con las botas en el suelo, como se dice en jerga. Ocurrió en Bosnia, ocurrió en Kosovo, ocurrió en Irak. Hará falta otra resolución ONU, pero este es el resultado más probable.

Traducido por Gorka Larrabeiti