viernes, 18 de noviembre de 2011

¿Cuál es el objetivo de esta crisis?

Una vez, viendo las noticias de televisión salió un activista que gritó: “el banco Goldman es quien manda en el mundo”, quedó como la excentricidad de un exaltado, pero al poco tiempo un amigo me dejó un libro del periodista Marc Roche, “El banco. Cómo Goldman Sachs dirige el mundo” (2011).


No es un libro de historias conspirativas, sino de datos y de conversaciones con gente del mundo de las finanzas, mediante lo cual da muchas pistas. Después de leerlo he sacado una conclusión que me deja muy preocupado y sobre la que creo hay que dar la voz de alarma para saber qué está pasando y qué es eso de “la crisis”. Pero sobre todo saber cuál es el objetivo inmediato y saber cómo funcionan los hombres de negocios que dirigen la política internacional.



Recoge el autor del libro que Antígona Loudiadis, de origen griego y una alta ejecutiva del banco Goldman en Londres, camufló la deuda griega para ajustar las condiciones que permitieran a Grecia entrar en el euro como moneda europea, lo cual reportó grandes beneficios al banco por parte del Estado griego.

Es en dicho banco de Londres donde los armadores griegos, la gran potencia económica de este país, tienen invertidos su capital. Ocho años después estalla la crisis griega que pone en peligro el euro y la estabilidad de la Unión europea, hasta el punto de que en Gran Bretaña se plantea un referéndum para salir de la UE. Todo lo cual son datos significativos.

A finales del mes de octubre (2011) la fiscalía de Nueva York abrió cargos contra Rajat Gupta, un exdirectivo de Goldman Sachs, por haber hecho informes privilegiados en favor de un amigo que luego fue condenado a once meses de cárcel, acusado de ganar mucho dinero en Bolsa por esa falsa información.

En Grecia, presionado su gobierno por las instituciones económicas internacionales, se trata de resolver la deuda mediante la privatización de todos los bienes públicos y la descomposición del funcionariado reducido a más de la mitad, lo cual se propone a otros países como medidas de ajuste, “necesarias”. Necesarias ¿para qué?.Ante el expolio de esta nación su presidente Papandreu ha propuesto un referéndum.

Otro dato del libro es sobre cómo la gran banca controla las privatizaciones y las fusiones de empresas en todo el mundo, especialmente el banco de inversiones Rolschild. Lo que parece una política local de ayuntamientos como la privatización del agua es una estrategia global corruptora de los políticos.

Marc Roche analiza el funcionamiento fanático de los trabajadores de el emporio financiero Goldman Sachs , cuyo trabajo se convierte en una forma de vida absorbente para los ejecutivos cuya única obsesión es cumplir con los objetivos que marcan los dueños del banco. Tienen como norma echar al 10% de la plantilla cada año para los que no den la talla, que siempre es un 10% bajo el lema “mata o muere”. Ganan muchísimo dinero por lo que salir del banco es quedar fuera de un estatus al que han sido acostumbrado y para el que han adiestrado a los ejecutivos cuyo valor en alza es la ambición sin escrúpulo de ningún tipo, lo cual se deja ver en las normas de la empresa. Esto hace que dicho banco actúe como una apisonadora para allanar el camino de las inversiones que funcionan como una máquina que fabrica beneficios.

Estamos ante una estructura financiera depredadora, que no puede dejar de obtener beneficios a riesgo de desmoronarse, porque su razón de ser es aumentar los beneficios, lo que exige extenderse por todo el mundo como ha logrado hacer.

Para conjseguir sus objetivos trasciende la acción privada y sus ejecutivos acaban formando parte de los consejos reguladores para los rescates de las economías en crisis, algunos serán secretarios del tesoro en EE.UU, como así ha sido en varias ocasiones, porque son los “mejores”.
.
¿Qué han conseguido?, leyendo este libro uno se da cuenta que la crisis es una crisis de diseño, que tiene un objetivo. ¿Cuál?, lo veremos más adelante. De momento sigamos recogiendo datos, como el de que una parte de la inversión de este banco es en medios de comunicación internacional, d la prensa influyente, siendo sus asesores los “expertos” a los que entrevistan, premian y hacen los honores convirtiéndose la prensa, radios y televisiones en un tablero de juego en el que concretan sus estrategias financieras. Han logrado “asesorar” a empresas chinas y dirigir sus cuentas, que han desembocado en la compra de deuda pública de EE.UU y de diversos países europeos, incluido del Estado español, lo cual se ha vendido a la opinión pública como una gran operación política.

El gran banco mundial, Goldman Sachs, el primero de todo el mundo en inversiones financieras se ha convertido en una especie de portaaviones de muchos otros bancos, ha conseguido convertir a los grandes partidos que gobiernan los países de todo el mundo en su quinta columna, a los que dirigen mediante su red de expertos y asesores y propagandistas de las “políticas de austeridad” y d las “medidas necesarias que hay que adoptar ante la crisis”.

La banca Goldman (GS) es el banco de inversiones más grande del mundo, actúa a través de otros bancos en la mayoría de los países con la estrategia de privatizar todos los bienes, todos. Para poder actuar han diseñado una crisis calculada con el fin de lograr sus objetivos de Poder. A quienes se oponen a sus planes o se resisten los desprestigian, financian una oposición interna y finalmente instigan a una guerra civil, en la que ellos se colocan en un bando. En países en los que la oposición nuca es armada actúan devaluando la moneda o haciendo fluctuar la deuda de tales estados en los mercados financieros que la banca Goldman dominan en la economía global en la cual los grandes capitales han establecido sus reglas de juego, desde el Consenso de Washington a las medidas del G-8 y G-20 que han establecido los asesores gubernamentales que por regla general han trabajado ya antes para el banco Goldman.
Todo esto ¿para qué?, ¿más poder?, si ya controlan los resortes políticos e institucionales. Tienen todo el dinero, ¿qué más quieren?.

Si los grandes capitales actúan a través de la crisis, ¿cuál es el objetivo de ésta?. Me acordé de varios libros que leí a mediado de los años 90 sobre debates económicos de economistas y teóricos del liberalismo moderno, los que han fundamentado el neoliberalismo. Durante los años 70 se debatió sobre el modelo de una moneda única, como la de los bancos que usan todos los DEG (Derecho Especial de Giro) para las transacciones entre ellos, la cual fue la que imperó una generación posterior, lo cual se consideró una medida más política que económica.El euro fue la manera de unificar la moneda de los Estados europeos, para más adelante seguir con otras fusiones, por ejemplo Gran Bretaña quedó fuera de esta moneda común para servir de bisagra en una futura unión del eurodolar.

Los grandes pensadores neoliberales plantearon que el dinero público se corrompe, con el modo keynesiano, por ejemplo se hacen inversiones desde el estado nada rentables y que hay que infundir la competitividad en el tuétano de la sociedad, que los parados se busquen la vida y que se acabe con el salario mínimo, todo lo cual es la tendencia a la que nos aboca esta crisis.

No sólo se tambalea el estado de bienestar, sino la moneda única en Europa como paso previo a devaluar la moneda de los estados minada por el agujero negro de la deuda, que los mismos bancos han propiciado y dejado extender.  El objetivo es implantar la política monetaria como eje sobre el que gire la sociedad, suplantando cualquier política social: el modelo monetarista.

Pero hay algo más en estas lecturas, algo fundamental para ellos, los conocidos como “monetaristas”, ideólogos del actual neoliberalismo, desde Friedrich Hayek y Milton Friedman a Von Mises. Su idea base para establecer un orden mundial económico es que los bancos emitan sus propias modenas, dinero privado, para crear un nuevo modelo económico de tipo monetarista, lo que en alguna época ha existido parcialmente. De esta manera la política económica no estaría supeditada a ninguna cortapisa ni se vería frenada por derechos sociales ni por el “paternalismo” político. Proponen crear varias monedas, pero no según qué país sino según qué grupo de bancos, para dar lugar al nuevo orden económico mundial.

Éste es el objetivo concreto de la crisis actual: crear monedas privadas e imponer las políticas monetarias que consideren los dueños y gestores de los grandes capitales. O somos conscientes de esta gravísima situación o actuarán implacablemente y llegará un momento en que será muy difícil reaccionar. Mientras que los movimientos críticos siguen discutiendo sobre si son galgos o podencos.

¿Cuál fue el problema para no hacerlo antes?, que la economía se expandía y se estaba globalizando, pero la banca no tuvo entonces capital suficiente para tener una base que sustentara la emisión de dinero, ya que fue patrimonio de los Estados hacerlo. Para salvar este impedimento iniciaron una estrategia cuyo desenlace vivimos en la actualidad, la descapitalización de los Estados con el fin de implantar el poder económico en toda su dimensión, para eso han desarrollado una política implacable que va de las privatizaciones desde los Estados a la de pequeñas provincias, desde recursos energéticos a patrimonio cultural y turístico.

Han dejado que los estados se endeuden para forzarles a vender su patrimonio a los grandes capitales que se lo compran a precio de saldo, un ejemplo es el intento de privatizar las loterías en España. Los grandes partidos han cedido a tales pretensiones sin darse cuenta de las consecuencias, cegados por sus ambiciones personales.Ya poco queda por privatizar, en cuyas compañías vemos incorporados a antiguos jefes de Estado y políticos y funcionarios que lo han propiciado.

Al comprar deuda los grandes capitales sólo la van a solventar cuando dispongan de su dinero, es decir compran el espacio de dinero público que sustituirán por dinero privado controlando la economía en toda su dimensión y desapareciendo lo público y por ende la política, que tanto entorpece los planes de las estrategias económicas con lo que llaman frenos al desarrollo como son las leyes de evaluación de impacto ambiental, las normas de salud laboral o de contratación , etc, etc… No son imposiciones de los mercados, sino de los grandes capitales.

Es a esto a lo que nos enfrentamos, lo cual es necesario conocer y actuar en consecuencia. No podemos salir de la llamada “crisis”, que es adonde nos llevan, es una trampa, hay que luchar contra ella, para lo cual hay que saber contra qué luchamos.

Ramiro Pinto


1 comentario:

RΩB dijo...

Yo creo que estamos ante gente sin alma -léase literal, sin alma. Su función consiste en aferrarse al dinero, que es todo lo que tienen, viviendo a expensas de la energía de los con-alma, que para ellos, y en la tercera dimensión terrestre, somos de usar y tirar.
Esta gente sabe perfectamente que lo suyo es la materia al máximo, son depredadores y punto. Ya lo dice su lema "mata o muere", ¿qué será de ellos cuando mueran físicamente?¿habrá vida para ellos, más allá de la materia? Siento irme por derroteros metafísicos pero es que la gran tragedia que estamos viviendo a nivel global me mueve a la reflexión más allá de números y finanzas...