domingo, 28 de marzo de 2010

El Zen mejorará la seguridad vial




 
Se trata de medir el impacto de las emociones sobre la conducción.

por Miguel Ángel Valero

Hay ideas que valen un premio. Prevensis, que actúa bajo el lema "Conducir y Vivir", ha puesto en marcha Zen Driving para el control del estrés y las emociones en la conducción. Se trata de aplicar la filosofía Zen, basada en el equilibrio, la mesura y en el desapego a lo caduco (sobre todo, al propio yo), al volante, de forma que se cree un estilo de conducción que ayude a manejar las emociones, dentro de una forma de vivir que facilite ser más felices.
Puede parecer una utopía. Pero, como destacó la presidenta de Unespa, Pilar González de Frutos, en la entrega de los Premios Seguridad Vial que impulsa la patronal del seguro, "pese a que ha habido numerosos estudios que relacionan los efectos de las emociones con la conducción y el riesgo de sufrir un accidente, es la primera vez que esto se va a poder medir y tabular en modelos de conducción práctica".
El Zen Driving parte de que las emociones "nos pueden jugar una mala pasada". Implicadas en un elevado porcentaje de los accidentes, "son la llave de tu vida", según la presentación que hace Prevensis. Para ello, este nuevo estilo de conducción tiene que demostrar al conductor la influencia de sus emociones, y además aplicar técnicas prácticas para controlarlas al volante.
¿Cómo? Mediante el Zen Car, un vehículo en el que el conductor circula con una cinta de sensores que registran en todo momento tanto los eventos de la conducción como los parámetros de respuesta a éstos. El Zen Car mide las emociones de la persona cuando conduce, el impacto de los eventos en la conducción en parámetros fisiológicos y en indicadores emocionales, teniendo en cuenta que "cada persona es diferente, cada día es diferente". El acompañante va analizando esos indicadores emocionales para realizar una definición de perfiles de estas características en la conducción. El objetivo de este análisis es detectar las conductas negativas motivadas por la conducción y contribuir a prevenirlas, lo que se traducirá en conductores más seguros.
Esta iniciativa ha sido galardonada con el Premio Seguridad Vial 2010-2011, dotado con 180.000 euros. Lo mismo que la Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal (Aesleme), que ya recibió el Premio 2009 por su campaña "Te puede pasar a ti" de concienciación de los jóvenes antes de que comiencen a conducir mediante testimonios de lesionados medulares por accidentes de tráfico. Esa campaña, que lleva funcionando desde 1993 con el apoyo de Unespa, ha llegado ya a más de 2,2 millones de personas.
Otra buena idea fue Premio Seguridad Vial 2009: Cibersomosaguas-Farapi ha desarrollado una plataforma (www.quetemueve.org) en el que los propios jóvenes interactúan para identificar su perfil de riesgo como conductor. Esta original propuesta ha permitido definir seis perfiles: ascendentes, curritos, acoplados, precarios, cualificados y nuevos ricos. Y, sobre todo, demuestra que existe relación entre la juventud, la siniestralidad al volante, la precariedad laboral y la experiencia social.

fuente: http://www.capitalmadrid.info/2010/3/25/0000015261/el_zen_mejorara_la_seguridad_vial.html