martes, 25 de agosto de 2009

Por un nuevo socialismo

Por un nuevo socialismo fecundado por el humanismo y la espiritualidad

Para mucha gente interesada en la espiritualidad la palabra socialismo equivale a materialismo, ateismo y rechazo de toda dimensión espiritual, cuando no, a barbarie totalitaria.
No hay duda de que han existido corrientes autodenominadas socialistas antiespirituales, intolerantes, embrutecedoras y criminales que han ensuciado un movimiento que uno de los grandes humanistas contemporáneos, Erich Fromm, consideraba “como uno de los movimientos más significativos, idealistas y morales de nuestro tiempo”.

Está claro que no se puede reducir el socialismo a estas escuelas totalitarias y antihumanistas, ya que frente a ellas, han existido otras de claro contenido humanista y humanitario, que han aportado gran parte de los avances sociales y democráticos contemporáneos.

Creo que la situación mundial actual hace cada vez más evidente la necesidad de un socialismo democrático que continúe tranformando un sistema económico, social y cultural basado en la injusticia, el egoismo, el Dios mercado, la guerra, la indefensión de los pobres…, responsable, en fin, de horror que se vive en gran parte del mundo.

Si los socialistas humanistas quieren de verdad cambiar esta situación, sin crear un sistema totalitario aún más salvaje que lo que ya tenemos, tienen que beber, junto a las fuentes más solventes y éticas del pensamiento laico moderno, de la espiritualidad.

Y es que no son palabras bonitas decir que no bastan los cambios estructurales (que son necesarios) y que es necesario el cambio de mentalidad, de corazón. Es absolutamente fundamental tener en cuenta esta idea si queremos de verdad ser socialistas de manera realista.

La espiritualidad es el camino para salir del egoísmo y abrirse al otro, al cosmos y a Dios. Sin este cambio, sin este hombre y mujer nuevos, no es posible construir el socialismo.
Incluso aunque lo hagamos de modo democrático y pacífico, los objetivos de una sociedad más humana, más consciente, más libre y fraterna no se podrán alcanzar.

Una espiritualidad sin sensibilidad y compromiso social es una contribución al sistema de egoismo institucionalizado pero un socialismo sin espiritualidad no es más que una quimera o una mentira.

José Antonio Vázquez

Fuente: http://wwwespiritualidadprogresista.blogspot.com

3 comentarios:

alejandro dijo...

Totalmente de acuerdo, hace falta una nueva espiritualidad racional para desarrollar una nueva conciencia que nos ayude a recrear una nueva civilización.

Anónimo dijo...

No conseguiremos en vida conocer la verdadera felicidad, solo aquel que plantee su existencia bajo las leyes espirituales llevándolas hasta el final podrá conocer todo lo que nuestro maestro nos tiene preparado como recompensa, sientiendo asi la felicidad mas buscada.
Vivamos pues en la tierra luchando por todo aquello que tras nuestra muerte, todavia lo mantengamos, pues el polvo del rico se mezclara con el polvo del pobre y ambos se confundiran, quedando unicamente lo que llevemos al Padre.
Hasta que la sociedad no se conciencie de la importancia de que el vivir es el fin de darse a los demas, este mundo no vera un amanecer lleno de gloria.
-Saulo-

Anónimo dijo...

No conseguiremos en vida conocer la verdadera felicidad, solo aquel que plantee su existencia bajo las leyes espirituales llevándolas hasta el final podrá conocer todo lo que nuestro maestro nos tiene preparado como recompensa, sientiendo asi la felicidad mas buscada.
Vivamos pues en la tierra luchando por todo aquello que tras nuestra muerte, todavia lo mantengamos, pues el polvo del rico se mezclara con el polvo del pobre y ambos se confundiran, quedando unicamente lo que llevemos al Padre.
Hasta que la sociedad no se conciencie de la importancia de que el vivir es el fin de darse a los demas, este mundo no vera un amanecer lleno de gloria.
-Saulo-